2

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Soy de las personas que cree que el perdonar es una de las decisiones más importantes que uno toma y muy difícil, ya sea por el orgullo, por pena, arrogancia, por creer que muchas veces no tenemos culpa y muchas excusas más.

Les cuento, a mi desde muy pequeña me cuesta pedir perdón por algunas de las razones que les decía antes, pero yo me di cuenta con algunas situaciones en mi vida que perdonar te hace sentir bien y te libera muchas veces de la culpa, tristeza, dolor, orgullo, etc.

Y pueden creer que este post lo escribí para decirles ''perdonen a esa amiga que las daño o a ese ex que las lastimo'' o ''dale otra oportunidad a quien te daño'' y si, a veces es bien importante eso, pero el fin de este post es para decirles que hagan algo que yo no había hecho y quizás nunca se me había pasado por la cabeza y es ‘’Me perdono''.

Yo lo hice porque me di cuenta que no podes dar algo que no tenes y el perdón es demasiado importante para poder ser libre, para poder continuar con tu vida sin ninguna maleta del pasado que cargar y lo más importante, para dejar que Dios actué y haga lo que tenga que hacer con tu vida.

Me perdono por todos esos errores que he cometido.

Me perdono por todas las malas decisiones que he tomado que me han dañado y me han hecho sufrir.

Me perdono por no ver el valor que tengo y no amarme desde el principio.

Me perdono por muchas veces verme al espejo y que no me gustara lo que veía.

Me perdono por entregarle mi corazón a alguien que no lo valoro y permitir que lo dañara.

Me perdono por permitir que otras personas que no valían la pena tomaran decisiones por mí.

Me perdono por todas esas veces que no he creído en mí y en mis capacidades.

Me perdono por tomar decisiones irreparables.

Me perdono por amar y entregarle mi corazón a la persona equivocada.

Me perdono por haber tenido amistades toxicas.

Me perdono por todas esas veces que maltrate mi cuerpo física y psicológicamente.

Me perdono por no darme mi lugar en algunos aspectos de mi vida.

Me perdono por ilusionarme con personas que solo me han lastimado y me han hecho que yo no creyera en el amor.

Me perdono por todas esas veces que no valore a la familia que Dios me dio.

Me perdono por poner antes otras cosas que a Dios.

Me perdono por muchas veces ser orgullosa, enojada, y sabia en mi propia opinión.

Me perdono por creer que lo que Dios tiene para mi jamás lo alcanzaré.

Me perdono por todas esas veces que tire la toalla.

Me perdono por no valorar lo que Dios me ha dado y lo que me ha permitido vivir.

Me perdono por no creer en mí y aceptar menos de lo que merecía.

Me perdono por creer que Dios no podía tener el control de mi vida. Me perdono por permitir y aceptar que otras personas me hicieran sentir menos.

Me perdono por todas esas veces que con mi actitud y mis actos entristecí el corazón de Dios.

Me perdono de todo mi pasado, y me libero de todo dolor, critica, prejuicios y culpa.

Me perdono y hoy… Me doy una segunda oportunidad.

 

Y vos, ¿Ya te perdonaste? ¿Ya te diste una segunda oportunidad?

 

 

 

Mónica

2 Comments

  1. Que gran mensaje gracias como siempre monica por compartir con nosotras, sin duda alguna este post es increíble ❤️ Bendiciones preciosa

  2. Hola Mónica hoy buscando una información, Dios permitió, que yo llegara hasta aquí y leyera tu blog, me conmovió muchísimo pues he estado trabajando precisamente en esta área de mi vida, toco hasta la ultima fibra de mi corazón. quiero felicitarte por tu blog, pero hoy particularmente por: ” UNA SEGUNDA OPRTUNIDAD”… Con amor en Cristo siempre orando por ustedes, por ti; tu bella y noble hermana Erika, tu mami y toda tu familia! Felicidades mi triunfadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *